Cómo desbloquear tu ser auténtico y ser notable en todos los sentidos

Crédito de la foto: Rikky Alves en Unsplash

Muy pocos de nosotros nos sentimos cómodos siendo nosotros mismos auténticos porque no nos consideramos extraordinarios.

No nos damos cuenta de que nuestra autenticidad es la única cosa (más que nada) que nos hace únicos.

Puedes visitar cualquier ciudad del mundo y no pasará mucho tiempo antes de que te des cuenta de lo que hace que ese lugar se destaque. Tal vez sea la comida, la cultura, algún hito histórico u otra cosa, pero siempre hay algo que captura nuestros sentidos y deja una impresión.

Crédito de la foto: Pixabay en Pexels

Me sorprende que los lugares que visitamos nos dejen impresionados porque las personas con las que interactuamos a diario, por lo general, no

Piense en todas las personas en su vida, sus compañeros de trabajo, sus conocidos, sus familiares, y pregúntese, ¿cuántos de ellos realmente le han dejado una impresión?

Para la mayoría de nosotros, la respuesta es muy poca.

Esto me hizo pensar. ¿Qué tienen las ciudades del mundo que las hace destacar y las personas con las que interactuamos que las hacen mezclarse?

Después de estudiar esta pregunta por un tiempo, me di cuenta de la diferencia. Las ciudades no hacen ningún esfuerzo por ser como en cualquier otro lugar; cada uno encarna su propia identidad y singularidad. Mientras que las personas, por otro lado, generalmente no hacen esto. Las personas generalmente se ajustan a quienes les rodean.

Superando la presión de conformarse

Esta tendencia a conformarse, que a menudo es subconsciente, se llama Fenómeno de Asch.

A la mayoría de nosotros nos gusta la idea de ser fieles a nosotros mismos, pero en este momento, casi como un reflejo, simplemente "vamos a llevarnos bien" y nos conformamos con lo que todos los demás están haciendo.

En la década de 1950, el psicólogo Solomon Asch realizó una serie de experimentos que demostraron que las personas tienen una tendencia innata a adaptarse a la presión social. Descubrió que las personas se conforman porque no quieren ser vistas como "peculiares" o en general creen que otros tienen más probabilidades de ser "correctas", según Saul McLeod en Psychology Today.

Crédito de la foto: simplemente psicología

Sorprendentemente, esta es también la única cosa (más que nada) que nos hace imperceptibles. Cuando nos conformamos con la multitud, nos hace como todos los demás. No deja nada digno de mención sobre nosotros.

Esta es una situación torturada porque nuestra identidad cambia de ser nuestro ser auténtico a ser lo que todos los demás quieren que seamos.

Si realmente quieres ser notable, primero debes aprender a ser tú mismo; Esto significa vivir auténticamente con un profundo sentido de quién eres y qué tienes para ofrecer.

Para salir de esto, hay tres áreas donde cultivo la autenticidad en mi propia vida: conocer mi valor, formar relaciones auténticas y tomar decisiones auténticas. El desarrollo de cada una de estas áreas me ha ayudado a saber quién soy y qué tengo para ofrecer.

1. Conociendo su valor

¿Crees que eres suficiente? Es imposible conocer su valor a menos que crea que es valioso.

Para dejar una impresión en las personas que conocemos, primero debemos dejar una impresión en nosotros mismos.

Esto comienza con nuestros pensamientos internos. Piense en su diálogo interno como las "semillas" que planta.

Crédito de la foto: Gelgas en Pexels

Es ese antiguo director de la Biblia en el trabajo "como una persona siembra, así cosecharán". Cuando un agricultor planta un tipo particular de semilla en el suelo, espera que produzca una planta que proviene de esa semilla. El mismo principio es cierto con nuestros pensamientos.

Cuando llenamos nuestra mente con semillas de comparación y negatividad, producimos sentimientos de insuficiencia. Del mismo modo, cuando llenamos nuestra mente con semillas de positividad, cultivamos sentimientos de valor y valor.

Esta es una verdad eterna que siempre producirá los mismos resultados. Cualquier cosa que plantamos en nuestras mentes, cosecharemos en nuestros pensamientos.

Todos los días trato de plantar las siguientes "semillas" en mi propia vida y con el tiempo ha transformado radicalmente mi confianza.

  • Comience cada día con gratitud: no importa lo que esté sucediendo en mi vida, siempre puedo encontrar algo por lo que estar agradecido. Empiezo cada día escribiendo (o pensando) algunas cosas que me parecen admirables. Me parece que cuanto más me aprecio, más me aprecian los demás.
  • Guarda tu mente: como tú, me bombardean con tanta información cada día. ¡Es abrumador! Ya sea que lo sepa o no, esta información afecta sus pensamientos y perspectivas sobre usted mismo. Me he vuelto intencional sobre no vivir en modo pasivo, aceptando todo lo que viene a mí. En cambio, me acerco cada día imaginando que tengo una "secretaria mental" que puede aceptar o rechazar información. Esto me permite ser intencional sobre lo que ocupa mi precioso espacio mental.
  • Afirme su potencial: cada vez que me acerco a una nueva situación o desafío, no solo lo veo a través del lente de mis capacidades actuales, también lo veo a través de mi potencial. Descubrí que cuando afirmamos nuestra capacidad de crecer y mejorar, hacemos caso omiso de la opinión pública y la duda, lo que en realidad nos permite convertirnos en nuestro mejor ser. Todos los días trato de afirmarme no solo lo que soy, sino también lo que puedo ser.

2. Formando relaciones auténticas

Generalmente hay dos tipos de personas en su vida: los que hacen depósitos y los que hacen retiros.

Para formar relaciones auténticas debemos distinguir entre estos dos tipos de personas. Esto nos permite saber qué esperar de cada persona en nuestra vida y comprometernos con ellos de todo corazón.

  • Creadores de depósitos: esta es nuestra tribu principal. Son esas personas raras y atesoradas que vierten en nosotros y agregan valor a nuestras vidas. Podemos ser vulnerables con ellos (y ellos con nosotros) porque nuestras relaciones se basan en la confianza mutua. Realmente se preocupan por nosotros y lo demuestran al comprometerse con nosotros en cosas que nos importan. Estas son las personas que se dan cuenta de nuestro potencial y nos animan a caminar en él.
  • Buscadores de Retiros: Estas son las personas en nuestra vida que hacen retiros. Son esas personas negativas que constantemente nos desaniman. Nos dicen que renunciemos a nuestros sueños simplemente porque renunciaron a los suyos. No tienen interés en comprometerse con nosotros en nuestros logros e hitos, sino que prefieren menospreciarlos o ignorarlos por completo.
     
     La parte irónica es que las personas que suelen ser lo suficientemente valientes como para actuar de esta manera hacia nosotros suelen ser las más cercanas a nosotros. Son nuestros parientes, nuestros conocidos, incluso nuestros llamados "amigos".
La razón número uno por la que las personas fallan en la vida es porque escuchan a sus amigos, familiares y vecinos.
- Napoleón Hill

Para formar relaciones auténticas debemos buscar a los "depositantes" en nuestra vida. Cuando nuestra tribu central esté llena de estas personas, prosperaremos. Cada día nos daremos cuenta de más de nuestro potencial y cada vez más caminaremos en él.

3. Tomar decisiones auténticas

Las decisiones son la forma en que navegas por la vida; cada uno determina tu curso.

Para tomar decisiones que sean auténticas para su verdadero ser, primero debe tener una idea clara de quién es su verdadero ser.

Cuando entreno o asesoro a personas en esta área, siempre les indico sus valores. Nuestros valores son la "estrella del norte" de nuestras decisiones. Son esos marcadores constantes que nos recuerdan quiénes somos y hacia dónde nos dirigimos.

Crédito de la foto: Clarisse Meyer en Unsplash

El problema surge cuando tomamos decisiones, no en función de nuestros valores, sino en función de la opinión pública, nuestras circunstancias o lo que "todos los demás" hacen. Cuando hacemos esto, no estamos siendo fieles a quienes somos, sino simplemente reaccionando al mundo que nos rodea.

Para tomar decisiones auténticas debemos dejar que nuestros valores den forma a nuestras acciones, nuestras acciones se conviertan en nuestros hábitos y nuestros hábitos se conviertan en nuestro carácter. Cuando nuestro carácter es consistente con nuestros valores, tomar decisiones auténticas se convierte en una segunda naturaleza.

  • Valores: sus valores son lo que es importante para usted, independientemente de sus circunstancias.
  • Acciones: Tus acciones son lo que haces conscientemente.
  • Hábitos: Tus hábitos son tus comportamientos subconscientes, lo que haces sin siquiera pensarlo.
  • Carácter: Tu personaje es tu verdadero yo.

Poniendo esto en práctica

Después de alinear estas tres áreas de tu vida con tu yo auténtico, ahora es el momento de mostrar tu verdadero yo al mundo. Cuando haces esto, los demás se sentirán atraídos por ti porque en el fondo también quieren ser auténticos.

He descubierto que hay una cosa que nos hace "intervenir" o "jugar a lo seguro" en cualquier situación. Para ilustrar cuál es esa única cosa, compartiré una historia personal.

Hace unos años, mi esposa y yo fuimos a un bar de karaoke mientras estábamos de vacaciones en Garmisch, Alemania. Si alguna vez tienes la oportunidad de ir, te lo recomiendo. Los Alpes bávaros son absolutamente impresionantes.

Pero cuando nos sentamos en el bar, un cantante malo tras otro subió y puso todo en la línea. ¡Fue un festival de R-E-S-P-E-C-T de Aretha Franklin y Y-M-C-A de Village People! Fue un gran momento.

Mientras veía estas divertidas actuaciones, quería unirme a la diversión y subirme al escenario, pero tampoco quería parecer raro o estar "en el lugar" y olvidar las palabras de la canción. Como resultado, durante la mayor parte de la noche jugué a lo seguro y me senté en mi silla. ¿Alguna vez has estado en una situación similar?

Estoy feliz de decir que finalmente acumulé la confianza para unirme y fui un increíble bailarín de Y-M-C-A. Fue muy divertido y todos nos reímos y bromeamos al respecto por el resto de la noche.

Aunque este es un ejemplo cómico, destaca algo central sobre por qué "jugamos a lo seguro" o "intervenimos" durante tantas situaciones. La diferencia es una cosa: nuestra confianza.

Cuando confiamos en que intervenimos, cuando no lo estamos, jugamos a lo seguro.

Cuando te encuentres "mezclándote" con la multitud en una situación particular y sabes en el fondo que no estás siendo auténtico, pregúntate: "¿Por qué no tengo la confianza suficiente para ser yo mismo?".

Esto le hará saber cuándo se está conformando con la multitud y le dará la posibilidad de dar pequeños pasos para salir de su zona de confort. Con el tiempo, al igual que en la analogía de la "semilla", esos pequeños pasos se convertirán en saltos gigantes.

Entonces no solo sabrás quién eres, sino que también serás quien eres. Dado que hay muchas personas "siguiendo lo escuchado", cuando decidas seguir tu propio camino, te verás, sentirás y serás diferente de los demás. Es por eso que esta es la única cosa (más que nada) que te hará notable en todos los sentidos.