Foto de Shane Rounce en Unsplash

Cómo comenzar a administrar sus niveles de energía en lugar de su tiempo

La cantidad de energía que tienes debe determinar lo que haces

La mayoría de nosotros hemos estado siguiendo un ritmo diario constante: levantarse en algún lugar entre las 6 y las 8 de la mañana, trabajar de 9 a 5, pasar las tardes en casa. En la escuela, fue similar: la escuela comienza en la mañana y termina en el almuerzo o en la tarde. La mayoría de las horas hábiles se ajustan a ese patrón (al menos en los países occidentales). Ni siquiera el hecho de que podamos comunicarnos en todo el mundo con poca demora a todas horas del día ha cambiado mucho. El problema inherente se presenta más de cerca. Se espera que estemos alertas, despiertos y productivos en ciertos momentos.

Estamos administrando nuestro tiempo, asumiendo que somos igualmente efectivos durante todo el día, aunque sabemos que no lo somos.

En su lugar, debe comenzar a observar sus niveles de energía durante todo el día y cambiar los horarios, las reuniones y trabajar en consecuencia.

Si sabemos cuándo nuestros niveles de energía son altos (y cómo podemos alcanzar esos niveles), podemos planificar mucho mejor, colocando tareas que requieren energía creativa o la toma de decisiones en esos "momentos altos", mientras trasladamos el trabajo que requiere rutina a áreas Con menor energía.

Hay tres pasos involucrados: primero para identificar sus niveles de energía actuales, segundo para planificar su día en consecuencia y tercero para equilibrar los niveles, cambiándolos de acuerdo a nuestros deseos.

1. Observando los niveles de energía

Notarás que hay ciertos momentos del día en los que te sientes lleno de ideas, listo para salir y lleno de energía. Trabajar en tareas creativas, tomar decisiones y ver el panorama general son fáciles en estos tiempos de alta energía.

No importa si estos momentos de alta energía son para usted en la mañana o tarde en la noche. Parece moderno "levantarse temprano para hacer las cosas", pero realmente es una cuestión de elección personal. Si trabaja tarde con mucha energía y, en consecuencia, duerme tarde, finalmente obtendrá los mismos resultados.

Luego, hay momentos de baja energía en los que sientes que tu cabeza está llena de aserrín y que los pensamientos son lentos y bajos. Para algunos de nosotros, estos estados son por las mañanas (tal vez antes del café) y, a menudo, justo después del almuerzo. En esos tiempos, no queremos pensar, así que navegamos, jugamos juegos en el teléfono inteligente y observamos el trabajo como si fuera el antiguo egipcio (o si trabajas como arqueólogo, como si fuera mecánica cuántica). Es de poca utilidad forzar un trabajo activo y atractivo en esos tiempos.

Y finalmente, tenemos momentos en los que necesitamos relajarnos y desconectarnos para no hacer nada, devolviendo energía a su cuerpo. Es importante que honremos estos tiempos también, dándonos suficiente tiempo para regenerarnos y rejuvenecernos.

Puede mantener un diario o un calendario para realizar un seguimiento de sus niveles de energía, simplemente marque los momentos del día en que tiene mayor energía, menor energía y períodos de relajación. Por supuesto, también puede agregar niveles y estados adicionales, pero por simplicidad, lo mantendré en tres niveles.

Así es como se vería mi día, pero me doy la libertad de observar y responder en consecuencia:

2. Planifique de acuerdo con los niveles de energía.

Después de haber observado su energía por un tiempo, puede planificar en consecuencia. Si tiene una idea aproximada de cuándo puede esperar ciertos niveles de energía, coloque las tareas que tiene en esos momentos.

Para niveles de alta energía: trabajo creativo (proponer ideas novedosas), discusiones creativas en equipo, tomar decisiones difíciles o de alto riesgo, planificar a medio y largo plazo, aprender activamente nuevos contenidos, hacer presentaciones y presentaciones, pensar y reflexionando, experimentando y probando cosas nuevas, escribiendo listas de tareas.

Para niveles bajos de energía: trabajo de rutina, mantenimiento y limpieza, trabajo a través de tareas que tienen objetivos y procesos claros, escribir correspondencia y correos electrónicos, revisar lo que aprendió, escribir facturas.

Para niveles relajantes: comer, dormir, deportes, actividades al aire libre, meditación, momentos sociales, juegos, compras, películas, etc.

3. Optimiza tus niveles de energía

Cuando comience a colocar las tareas en los niveles de energía apropiados, debería ver un aumento en la producción de trabajo real.

Hacer 30 minutos de trabajo creativo en un nivel de alta energía será tan efectivo como intentar hacer el mismo trabajo en 2 horas cuando tienes menos energía.

Una cosa importante que hacer en tiempos de alta energía es planificar tareas para poca energía. Es por eso que pongo "escribir listas de tareas" en el tiempo de alta energía: la planificación es mucho más fácil cuando tienes una visión general. El trabajo duro real se puede hacer en tiempos de menor energía, siempre que las tareas no requieran mucha energía mental.

Existen muchas estrategias para comenzar los momentos de alta energía, algunas recomiendan levantarse temprano, otras comienzan con deportes, una dieta determinada u otro ritual. Puedes probar cualquiera de esos y usar los que se ajusten a tu estilo de vida.

Hay indicadores de que lo que haces en tu tiempo de relajación determina la facilidad con la que puedes comenzar con altos niveles de energía. Los deportes, el sueño, la alimentación saludable y la meditación parecen contribuir a desencadenar y extender sus tiempos de alta energía.

Si siente que sus tiempos de alta energía son cortos y agotadores, eche un vistazo a su ingesta de alimentos. El trabajo de alta energía requiere mucha energía mental, que en última instancia es energía del cuerpo. Busque proteínas y carbohidratos de liberación lenta que proporcionen nutrición a largo plazo en lugar de explosiones cortas, como las de azúcares simples.

Otro factor importante es observar sus hábitos y cambiarlos si es necesario. Un ejemplo: los desplazamientos a menudo se ven como "tiempo muerto", pero de hecho podrían ser una oportunidad de oro para hacer un trabajo de alta energía. Si está en su automóvil, tiene espacio para pensar y podría usar el dictado de voz para obtener ideas. En un tren, el tiempo podría pasar leyendo y aprendiendo, dependiendo de cómo te sientas.

Si notas que estás despierto temprano de todos modos, con la cabeza llena de ideas, ¡levántate y usa esa explosión de alta energía, incluso si solo dura 20 minutos!

Elimine las distracciones de sus momentos de alta energía, especialmente el correo electrónico y la comunicación no verbal. Si está trabajando en algo en su tiempo de alta energía, dese tiempo para sumergirse completamente, enfocándose en esta tarea en particular. Las entradas externas como correos electrónicos, mensajes y tareas domésticas lucharán por su atención, pero pueden ser respondidas fácilmente en tiempos de menor energía. Escribí otro artículo sobre entrar en un estado de alta energía en la mañana manteniendo una distancia de las ideas de otras personas.

Use bien sus períodos de relajación. Es posible que puedan recargar energía rápidamente: un almuerzo ligero y 15 minutos de meditación pueden ponerlo nuevamente en un estado de alta energía, mientras que el almuerzo pesado y el desplazamiento de Facebook durante media hora pueden dejarlo con sueño y sin inspiración.

Puedes relajarte más activamente si pasas tiempo consciente en tus actividades de pasatiempo. Estos pueden incluir meditación, cocinar y comer conscientemente, enfocarse en los deportes y su cuerpo, bañarse con música tranquila o hacer actividades al aire libre.

La relajación pasiva consume más mentalmente, ver televisión o desplazarse por las redes sociales, navegar sin rumbo y comer solo para alimentarse. ¡Es probable que la calidad de su período de descanso influya en la calidad de su tiempo productivo!

Pero como mencioné anteriormente, debe encontrar lo mejor para usted, no habrá una solución dorada para todos.

Para concluir: tenga en cuenta sus niveles de energía e intente planificar su día en consecuencia.

Le ayudará a lograr mejores resultados en menos tiempo. Puede probar diferentes hábitos para desencadenar y mantener estados de mayor energía, pero lo más importante es escucharse a sí mismo en el proceso.

¡Gracias por leer! ¡Hazme saber cómo se ven tus niveles de energía diarios!

Esta historia se publica en The Startup, la publicación de emprendimiento más grande de Medium, seguida de más de 296,127 personas.

Suscríbase para recibir nuestras principales historias aquí.