Crédito de la foto: Catálogo de pensamiento

Cómo leer de la manera correcta: una guía completa

La lectura está muerta.

La naturaleza de los libros ha evolucionado. La sociedad y la tecnología han cambiado. Por la fuerza, nuestro enfoque de la lectura ha adquirido nuevas formas para adaptarse a un estilo de vida diferente.

La pregunta es: ¿para bien o para mal?

Anteriormente, hablé sobre la ciencia detrás de leer libros versus mirar televisión, y cómo cada medio afecta nuestros cerebros de varias maneras. Aunque los libros nos dan nuevas ideas, generan discusiones y exploran temas en detalle, la misma información se puede entregar en una variedad de formatos. Cuando se trata exactamente de cómo debemos absorber los libros, el debate continúa.

Vamos a ver.

La efectividad de la lectura rápida

Desde la década de 1950, la lectura rápida se ha promocionado como una forma efectiva de leer el material rápidamente. Los científicos, psicólogos y maestros han ideado métodos para aumentar la velocidad de lectura, ya sea a través de herramientas manuales o movimientos visuales.

En la competencia de lectura rápida del Campeonato Mundial, los mejores concursantes pueden alcanzar de 1,000 a 2,000 palabras por minuto. La seis veces campeona Anne Jones alcanzó las 4.200 palabras por minuto en un punto.

Esas tasas parecen fenomenales en comparación con las 300 palabras por minuto de un adulto promedio. Entonces, ¿qué tipo de estrategias utilizan los lectores de velocidad?

Aquí hay cuatro métodos comunes:

1. El descremado implica pasar rápidamente por pasajes para encontrar los puntos principales. En lugar de peinar cada palabra con cuidado, revisa el primer y último párrafo, encabezados y señales similares para encontrar ideas clave. El escaneo, un método similar, implica pasar los ojos por el texto para encontrar ciertas palabras y frases.

2. La guía meta utiliza un puntero, como su dedo índice o un bolígrafo, para guiar sus ojos a lo largo de las líneas de texto. Un puntero ayuda a que sus ojos se muevan horizontalmente, enfocándose en la palabra que debería estar leyendo.

3. El método de la amplitud de la visión utiliza la amplitud de la vista humana para leer palabras en lotes. Los lectores enfocan su vista en una palabra central y luego usan su visión periférica para ver palabras adyacentes. Al confiar en nuestros periféricos, se cree que podemos leer unas cinco palabras a la vez.

4. La representación visual en serie rápida (RSVP) es una técnica más reciente en la que un sistema de lectura electrónica muestra las palabras de una en una. Puede elegir la velocidad a la que aparecen las palabras en la pantalla.

Si bien muchos lectores defienden estos métodos, no están exentos de controversias. Desnatar significa que pierdes los detalles de una pieza. Por otro lado, el escaneado y el escaneo preliminares pueden ayudarlo a enfocarse rápidamente en ciertos temas y luego leer esos pasajes con mayor detalle.

En el libro completo Psychology of Reading, Keith Rayner descarta las técnicas de lectura rápida. Explica que estamos limitados por la anatomía de nuestros ojos y la capacidad de nuestros cerebros para procesar información. Si bien algunas técnicas apuntan a eliminar el proceso de sonar palabras en nuestra cabeza para ahorrar tiempo (también conocido como subvocalización), Rayner afirma que nuestros niveles de memoria y comprensión disminuyen drásticamente.

En cuanto a los concursantes de lectura de alta velocidad en los campeonatos mundiales, sus tasas de comprensión tienden a rondar el 50 por ciento. Si bien la tasa de 4.200 palabras por minuto de Anne Jones es impresionante, su comprensión era del 67 por ciento, y había estado expuesta al material antes.

Independientemente del método de lectura que utilice, la evidencia apunta al hecho de que la velocidad viene en el sacrificio de la comprensión.

Dependiendo de lo que esté leyendo, esto podría no ser necesariamente algo malo. Si está intentando atravesar una pieza seca para capturar algunos puntos clave, el descremado tiene sentido. El método de RSVP puede funcionar si está pasando por una pieza corta que es fácil de entender. Personalmente, me gusta usar un bolígrafo para guiar mis ojos a lo largo del texto.

Pero si está leyendo un libro difícil o uno que quiera saborear y reflexionar, probablemente no tenga sentido usar métodos que impliquen saltar o arar el material lo más rápido posible.

Elección del formato en el que desea leer

Hace mucho tiempo, solo había una opción disponible: el libro de papel tradicional. Hoy en día, podemos elegir leer, mirar o escuchar libros. Si bien existe el lujo de las opciones, surgen nuevas preguntas, como: ¿Cómo deberíamos leer un libro? ¿Un formato es superior al otro?

Primero veremos los libros tradicionales, luego los libros electrónicos y, finalmente, los audiolibros.

Libros de papel

Según la investigación, los libros en papel tienen ciertas ventajas sobre otros formatos. Por un lado, los lectores tienen una mejor sensación de progresión cuando pueden pasar las páginas físicamente. Esta progresión también contribuye a una mayor retención de la memoria. Además, los libros de papel actúan como ayudas eficaces para dormir, ya que no emiten la luz azul que emiten los dispositivos electrónicos.

La otra ventaja de los libros tradicionales es una preferencia más personal. A algunas personas les gusta la sensación de papel. El olor a pulpos, la sensación de peso y la capacidad de pasar las páginas mejoran la experiencia de lectura. Sin embargo, el inconveniente detrás de los libros en papel es que a menudo son más pesados ​​y más incómodos de transportar que otros tipos de formatos de lectura.

Lectores electrónicos

La mayor ventaja que ofrecen los libros electrónicos es la conveniencia. Si llevas un libro o cien, no hay diferencia de peso. Esto es útil para viajar, especialmente si desea más opciones de lectura. Los libros electrónicos también brindan una sensación de familiaridad, ya que nos acostumbramos a dispositivos electrónicos como teléfonos inteligentes y tabletas.

Sin embargo, el gran problema en torno a los lectores electrónicos es el efecto de luz azul. En un estudio, los investigadores encontraron que las personas que leen lectores electrónicos que emiten luz tardaron más en quedarse dormidas que las que leen libros en papel. Los lectores que usaron dispositivos como tabletas, computadoras portátiles, teléfonos inteligentes y lectores retroiluminados redujeron sus niveles de melatonina, una hormona que aumenta por las noches e induce la somnolencia. Como resultado, experimentaron un sueño de baja calidad y estaban cansados ​​a la mañana siguiente.

La buena noticia es que los lectores de tinta electrónica, como el Kindle, son una excepción. Estos dispositivos emiten luz hacia la pantalla para emitir un brillo, en lugar de dirigir directamente una luz hacia los ojos del lector. El efecto resultante es similar a una lámpara que brilla sobre un libro de papel.

Audiolibros

Existe cierto escepticismo detrás del audio, ya que algunas personas sienten que no proporciona el mismo nivel de inmersión que la lectura. Un estudio señala que puede absorber información casi tan bien a través del audio como la lectura (si son totalmente iguales es otro tema de debate). En algunos casos, el tono del narrador puede incluso ayudar a los oyentes a comprender mejor el significado detrás de los textos.

Sin embargo, el problema con el audio es que los humanos son propensos a realizar múltiples tareas. Si está escribiendo un correo electrónico o cocinando mientras escucha al narrador, el mensaje puede perderse. Personalmente, me gusta usar audiolibros cuando tengo menos probabilidades de estar distraído, como cuando espero o salgo a caminar.

Últimamente, acelerar a través de audiolibros se ha vuelto popular. Algunas personas atraviesan un libro a 2x, o incluso a veces 3 veces la velocidad normal. Si bien afirman que no se pierde información, ¿deberíamos acercarnos al material de esta manera?

Un libro no es simplemente una caja abierta a la espera de ser marcada. Revisar un libro es una experiencia, una que requiere absorber el material, reflexionar sobre él y salir aprendiendo algo nuevo. De manera similar a cómo ocurren los momentos creativos durante los períodos tranquilos, nuestras ideas de los libros ocurren durante las pausas periódicas.

El estado de la lectura hoy

Dado el auge de los lectores electrónicos, los teléfonos inteligentes y los dispositivos electrónicos en general, no debería sorprendernos que las personas recurran a la lectura de diferentes maneras. A medida que la información se vuelve digital, los libros se han vuelto más fáciles de acceder.

Sin embargo, a las cosas también se puede acceder fácilmente. Los videos están disponibles a pedido. Las personas pueden chatear con amigos en todo el mundo. Considerando las innumerables opciones disponibles a nuestro alcance, ¿son los libros realmente más atractivos que antes?

Según una encuesta en Japón, cuanto más tiempo pasaban las personas con sus teléfonos inteligentes, menos tiempo pasaban leyendo libros. En general, el 53 por ciento de los encuestados no leyó un solo libro en el último mes, en consonancia con las tasas de los últimos cinco años.

Crédito de la foto: Josh Felise

En una nota positiva, la investigación ha encontrado un aumento en la lectura del 17 al 21 por ciento después de una temporada navideña en la que las tabletas y los lectores electrónicos eran opciones populares de regalos. Alrededor del 43 por ciento de los adultos estadounidenses han consumido contenido de formato largo en el último año, ya sean libros, revistas o artículos. El lector electrónico promedio, específicamente, ha leído 24 libros en los últimos 12 meses, mientras que un lector que no lee libros electrónicos ha leído 15 libros.

Los lugares donde la gente lee libros también han cambiado. Las personas están apretando fragmentos de lectura cada vez que tienen un momento libre, como en el viaje diario o entre tareas. Cada vez más, la gente lee mientras mira televisión o navega por la computadora.

Si bien las personas cada vez leen más a intervalos, los beneficios de la "lectura profunda" se pierden en el proceso. Leer durante largos períodos ayuda al lector a entrar en un estado similar a un trance hipnótico, en el que la experiencia es más agradable. Curiosamente, la velocidad de lectura en realidad se ralentiza. En este estado, el lector decodifica rápidamente las palabras mientras mantiene un ritmo gradual, aumentando la comprensión y la relación entre el autor y el lector.

Cómo leer en una sociedad cambiante

Idealmente, podríamos leer sin interrupciones durante horas a la vez, bajo una iluminación tenue y sin distracciones. Desafortunadamente, la mayoría de nosotros no tenemos ese lujo a diario.

Entonces, ¿cómo podemos aprovechar al máximo lo que leemos? Aquí hay cuatro soluciones:

1. Elija diferentes piezas de lectura para diferentes ocasiones.

Leer solo cuando tiene períodos largos y vacíos de sobra puede ser difícil. Nos metemos en los libros siempre que podemos, entre el trabajo y la relajación. Estos factores hacen que sea difícil sumergirnos por completo.

Tiene sentido, entonces, clasificar el material de lectura de acuerdo a su lugar y tiempo. Por ejemplo, los artículos y las lecturas ligeras se pueden reservar por períodos cortos. Los libros que requieren menos atención se pueden escuchar en formato de audio. Se puede guardar material de lectura pesado para esos momentos cuando tiene largos períodos de tiempo libre.

2. Incorpore la lectura a su hábito diario.

Desde que comencé a hacer de la lectura de libros un hábito diario, he podido:

  • Mejorar mis niveles de creatividad.
  • Aplicar los conocimientos adquiridos a mi trabajo.
  • Descubre nuevos temas e intereses.
  • Explore ideas desde una perspectiva diferente.
  • Obtenga mayor empatía y comprensión hacia las personas y las situaciones.
  • Tener algo agradable que esperar.
  • Cree una sensación de estabilidad y continuidad a diario.
  • Desestresarse y relajarse, aumentando la calidad del sueño.

Los tiempos óptimos de lectura incluyen temprano en la mañana o justo antes de dormir. Por supuesto, puedes encajar en la lectura cuando quieras, pero creo que estas dos veces son perfectas para comenzar y terminar el día.

Una manera fácil de comenzar este hábito es colocando un libro en la mesita de noche para que sea una de las primeras cosas que vea después de despertarse y antes de irse a dormir. Si estás oxidado en la lectura, elegir una lata liviana y divertida es una manera efectiva de ayudarte a elegir un libro.

3. Comparta sus lecturas con otros.

Después de ver el último episodio de su programa favorito, ¿ha sentido la necesidad de compartir sus pensamientos y opiniones con otros observadores? Si es así, ¿por qué los libros deberían ser diferentes?

Si acabas de leer un libro que disfrutaste, compártelo con alguien a quien también le guste (aquí hay una lista de libros que me gustan). Y si alguien con gustos similares te recomienda un libro, ¿por qué no echarle un vistazo?

Pasar por experiencias similares y vincularte a través de los libros te ayuda a estar más cerca de los demás, creando una sensación similar a viajar juntos o ver la misma película. Una discusión compartida también puede ayudarlo a comprender y apreciar mejor lo que lee.

4. Reflexiona sobre tu lectura.

Como mencioné anteriormente, no me gusta simplemente hojear un libro, marcarlo y pasar al siguiente. Cuando hago eso, encuentro que pierdo las implicaciones detrás del trabajo. En cambio, utilizo algunos métodos para absorber el material, que incluyen:

  • Apuntes: si hay algunos datos interesantes en el libro, los resaltaré, haré algunas anotaciones o copiaré párrafos notables.
  • Escribir un artículo: a veces, escribiré un artículo que describa los eventos que ocurrieron en un libro, junto con mis reflexiones y conclusiones principales. Mi artículo sobre un prisionero norcoreano es un ejemplo.
  • Ver una adaptación: las novelas populares a menudo tienen adaptaciones cinematográficas. Me gusta ver películas basadas en novelas para comparar mi interpretación con la de otra persona, revivir eventos clave y disfrutar el trabajo en un medio diferente.

Abriendo paso a una nueva forma de lectura

Aunque algunos todavía recurren a libros en papel a la antigua, el formato tradicional está dando paso a un estilo diferente de lectura. Llevamos cientos de libros electrónicamente. Estamos escuchando historias. Estamos viendo cómo se desarrollan los eventos en la pantalla.

No solo está cambiando la forma, sino también nuestro enfoque.

Cada vez reducimos más nuestras actividades en segmentos pequeños, nos apresuramos a terminar lo que hacemos o intentamos hacer todo de una vez. Si bien es casi imposible retroceder contra la corriente del tiempo, depende de nosotros encontrar métodos para adaptarnos y prosperar en períodos de cambio, tanto en lectura como en otras facetas de la vida.

Vamos a conectar

¿Quieres aprender a hacer lo que amas? Luego, consulte mi guía Cómo obtener todo lo que desee.

Haga clic aquí para obtener la guía.