Cómo celebrar una ceremonia simple de cacao para ti

Aprenda a hacer este ritual diario como una meditación única de atención plena

Todas las fotos e ilustraciones del autor.

Celebrar una ceremonia diaria de cacao para usted puede ser una práctica que cambia la vida.

Mi esposa, Romany Pope, y yo hemos tenido uno, de una forma u otra, casi todos los días durante los últimos dos años y medio, y ha transformado profundamente la forma en que nos encontramos con el mundo.

Al igual que la meditación o el yoga, la ceremonia del cacao puede ser una práctica secular simple que, cuando se realiza con compromiso, puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, promover un estado mental saludable y, lo más importante, fomentar una sensación general de bienestar en su vida.

El cacao es una bebida tradicionalmente amarga (aunque se puede endulzar) hecha de las mismas semillas que se usan para hacer cacao, manteca de cacao y chocolate. Se ha utilizado como medicina, alimento y una parte importante de los rituales durante siglos en América Central y del Sur. Recientemente, ha experimentado un resurgimiento en el uso: se incorporó a prácticas basadas en el bienestar, como la meditación, el yoga, la danza y varios otros tipos de técnicas de atención plena, como la que describiré aquí.

¿Qué es una ceremonia de cacao?

Hay muchos (y quiero decir muchos) tipos de ceremonias de cacao, pero nos centramos en un método simple, simple y basado en la atención que hemos perfeccionado a lo largo de los años. Utiliza los conocidos beneficios para elevar el estado de ánimo del cacao ceremonial para ayudarnos a crear un hábito de expresar gratitud y establecer una intención todos los días.

La ceremonia se puede realizar en la misma cantidad de tiempo que le toma preparar y tomar una taza de café (aproximadamente 10 a 20 minutos) y no requiere nada más que cacao ceremonial (más sobre eso a continuación) y la voluntad de siéntate y hazlo.

¿Como funciona?

En resumen, todas las mañanas nos sentamos, decimos lo que estamos agradecidos, establecemos una intención para el día y bebemos cacao de grado ceremonial.

Si bien la celebración de una ceremonia de cacao todos los días puede parecer una forma poco probable de transformar su vida, la práctica está profundamente arraigada en el poder bien establecido que altera el comportamiento del refuerzo positivo en el condicionamiento operante.

El poder de transformación de esta práctica se puede dividir en dos conceptos principales.

Primero, la gratitud y el establecimiento de intenciones pueden mejorar tu vida, pero pueden ser hábitos difíciles de desarrollar.

La gratitud, el acto de tomarse el tiempo para notar y reflexionar sobre las cosas por las que estás agradecido en la vida, está científicamente demostrado que mejora nuestra salud mental y nuestro bienestar general. Cuando se practica, da lugar a una conciencia más consistente de las personas maravillosas y las circunstancias en nuestras vidas, y eso nos ayuda a llevar una existencia más feliz y más satisfecha.

Del mismo modo, establecer una intención todos los días es un hábito mental saludable que cambia la forma en que pensamos y actuamos.

Al identificar nuestras necesidades emocionales y físicas y luego establecer una intención que las aborde, hacemos un esfuerzo consciente para actuar con más ternura hacia nosotros mismos y hacia las personas, situaciones o desafíos que inevitablemente enfrentaremos cada día. Esto nos lleva a actuar de manera más consistente de una manera que nos perjudica a nosotros mismos y a otros con menos frecuencia y también da lugar a una existencia pacífica y más satisfecha.

El problema es que crear un hábito a partir de la gratitud y el establecimiento de intenciones no siempre es fácil. Llevamos vidas modernas y ocupadas, e incorporar cualquier nuevo hábito (incluso si es claramente beneficioso) en esas vidas siempre es un desafío.

Ahí es donde entra el cacao ceremonial.

Debido a sus compuestos antidepresivos y estimulantes naturales, el cacao ceremonial es particularmente efectivo para facilitar las prácticas de gratitud y establecimiento de intenciones.

El cacao ceremonial, en comparación con el cacao "normal", se elabora mediante un proceso que retiene la grasa, los antioxidantes naturales y los flavanoles del grano de cacao. Estos, junto con los antidepresivos naturales y los elevadores del estado de ánimo del cacao (serotonina, triptófano, tirosina y feniletilamina), producen un estado corporal energético, estimulante y reconfortante (puede obtener más información sobre los beneficios del cacao aquí, aquí, y aquí).

Beber cacao ceremonial puede brindarle una sensación energética similar a la asociada con el consumo de café, pero sin el nerviosismo eléctrico, así como una sensación de corazón más abierto (aquí hay un artículo que explica cómo el cacao ceremonial lo hace sentir). No es diferente a la sensación que tienes cuando pasas tiempo con alguien que te gusta ❤ Aquí hay un artículo que te dará una buena idea del mejor cacao ceremonial para comprar en línea.

Similar a esa prisa que sientes después de un gran entrenamiento o una sesión de yoga, beber cacao ceremonial después de una práctica de agradecimiento y establecimiento de intenciones puede darte un gran alivio. Ese sentimiento también puede hacer que sea más fácil despertar los pensamientos y palabras positivos y amorosos que son esenciales para una práctica significativa de gratitud y establecimiento de intenciones.

Gracias a esta relación que se refuerza mutuamente, su cuerpo comenzará a esperar este estado sutilmente extático, haciendo que el hábito de la práctica sea más fácil de desarrollar.

La mayoría de las noches me encuentro seriamente pensando:

No es que no puedas decir lo que estás agradecido y establecer una intención sin cacao ceremonial. Y no es que no puedas beber cacao ceremonial sin decir por qué estás agradecido y establecer una intención.

Es solo que practicar ambos juntos mejora en gran medida la probabilidad de desarrollar un hábito a partir de ellos, y el hábito de ser agradecido e intencional (y beber cacao delicioso y saludable) mejora su vida.

Cómo celebrar una ceremonia simple de cacao para ti

Entonces, ¿cómo celebrar una simple ceremonia de cacao para ti? La práctica que Romany y yo hemos afinado en los últimos años consta de siete pasos simples.

Primero, sin embargo, aunque técnicamente no es un "paso", es importante ser consciente de cuándo y cómo celebrar su ceremonia de cacao.

Si desea aprovechar al máximo su ceremonia de cacao, debe hacerlo lo antes posible después de despertarse, antes de consultar su correo electrónico o comer o "comenzar su día" de alguna manera.

Lo sé: es difícil reunir la energía para hacer algo justo después de que te levantas, pero evitar el trabajo o las actividades antes de tu ceremonia mejorará significativamente tu concentración cuando practiques. Y lo que es más importante, justo después de despertarse es el mejor momento para practicar porque es cuando la mente aún está relajada y su conexión con el inconsciente se puede encontrar con la conciencia. Esto tiende a crear una conexión más profunda y duradera con las emociones positivas asociadas con la gratitud y el establecimiento de intenciones.

1. Haga su espacio ordenado

Ya sea que esté celebrando su ceremonia en su habitación, en la mesa de la cocina o incluso en su patio trasero (celebrar su ceremonia en la naturaleza es particularmente gratificante), es una parte esencial de la práctica tomarse unos minutos para hacer su cama, limpia cualquier superficie, enciende un poco de incienso de palo santo y haz lo que sea que necesites para que tu espacio se sienta ordenado y acogedor.

Al despejar tu espacio, estás eliminando cualquier elemento de tu entorno que pueda distraerte o provocar pensamientos de preocupación, culpa, planificación o pensamiento, todo lo cual puede afectar negativamente tu estado mental. También está creando un espacio donde puede sentirse ligero y libre, lo que hace que sea más fácil despertar pensamientos de bienestar y agradecimiento por lo que es y lo que tiene.

Como cuidar amorosamente de un jardín desnudo para que florezcan hermosas flores, debes cuidar tu espacio para crear un ambiente en el que puedan florecer pensamientos alegres y nuevos hábitos.

2. Prepara el cacao

Una vez que te hayas tomado unos minutos para hacer que tu espacio sea agradable y ordenado, es hora de ir a la cocina y preparar el cacao.

Si nunca antes has preparado cacao ceremonial, puedes probar una de nuestras recetas simples y deliciosas (hay otras recetas ceremoniales de cacao de Romany):

  • 1.5 cucharadas de crumble de cacao ceremonial
  • Media taza de agua (usa la taza de la que beberás para medir)
  • Media taza de leche de avena (o su leche de plantas no lácteas favorita - los lácteos interfieren con la absorción de los compuestos activos en el cacao)
  • 1 a 2 fechas de Medjool
  • Una pizca de canela y una pizca de pimienta de cayena

Licúa todos los ingredientes a temperatura alta durante 15 segundos y sirve. Aunque esta receta es para cacao frío, el cacao ceremonial es tradicionalmente caliente. Si elige calentarlo, nunca lo hierva.

Aunque no siempre es fácil, lo más importante para recordar aquí es conectarse conscientemente con cada elemento del proceso de elaboración del cacao. Respira, mueve y maneja tus utensilios con consciencia. Huele el cacao y todos los otros aromas en tu cocina y apartamento. Mire por la ventana para ver la luz de la mañana y recuerde la suerte que tiene de tener un lugar cálido y seguro para vivir. Escucha una meditación relajante o una canción relajante (puedes pensar que es cursi, pero soy un fanático de la música de flauta Nawang Khechog o una charla de Thich Nhat Hanh dharma).

Al tener en cuenta todos estos elementos, está reforzando aún más las emociones y sentimientos positivos que acompañan al ritual de la fabricación de cacao, y eso hará que el hábito sea aún más fácil de desarrollar.

3. Comience la ceremonia abriendo el espacio

Ahora que su espacio está ordenado y ha preparado el cacao, ¡es hora de comenzar!

El primer paso de cada ceremonia de cacao es "abrir el espacio". Para ello, siga estos pasos:

  1. Con una columna recta, siéntese en su silla o cojín.
  2. Con ambas manos, levante su cacao hasta el centro de su pecho y cierre los ojos.
  3. Establezca la clara intención de dejar de lado todos los demás planes e ideas en los que pueda estar pensando durante los próximos 10 minutos durante los cuales realizará su ceremonia. Date este tiempo para concentrarte completamente en lo que estás haciendo. Tendrás el resto del día para pensar en todo lo demás en tu vida.
  4. Respire profundamente durante cinco segundos, mantenga esa respiración durante cinco segundos y luego suéltela en una exhalación de cinco segundos. Repita ese proceso dos veces más para un total de tres respiraciones.
  5. Huela conscientemente su cacao, respirándolo profundamente.
  6. Con cuidado, baje su taza de cacao al centro de su cofre y tómese un momento para darse cuenta de todas las diferentes sensaciones que puede sentir.
Estas actividades calman su mente, y al repetirlas cada vez que comienza su ceremonia, entrena su cerebro para reconocer el momento en que es hora de hacer la transición de su mente ocupada antes de la ceremonia a su estado tranquilo en la ceremonia.

4. Indique por lo que está agradecido

En este estado tranquilo, mantenga los ojos cerrados, sostenga el cacao con ambas manos en el pecho y respire profundamente. Luego diga lo que agradece hoy en voz alta.

Puede decir esto con una frase como "Estoy agradecido por X", "Estoy agradecido por Y" o "Estoy muy agradecido por Z". Sienta cada frase profundamente y dígala sinceramente.

Puede haber 25 o 3 cosas por las que estés agradecido ese día. La cantidad no importa. Lo importante es que solo digas cosas por las que realmente sientas gratitud en ese momento.

Si tiene dificultades, un buen lugar para comenzar es diciendo:

Algunos días, reconocer todas las cosas por las que estás agradecido en la vida será muy fácil. Algunos días (y todos los tenemos) por cualquier razón, puede notar que se siente resistente a expresar su gratitud en voz alta. Esos son los días en que es más importante decirlos. Decir las cosas en voz alta crea un recuerdo distintivo, que es mucho más probable que permanezca contigo a largo plazo en comparación con solo "pensar" al respecto. También te ayuda a responsabilizarte del proceso de la práctica.

Independientemente de si te apetece o no, notarás que con el tiempo tu mente comienza a descubrir cosas nuevas por las que estás agradecido en la vida, ¡y este descubrimiento es maravilloso! Mientras más cosas en la vida aprendemos a no dar por sentado, más tendemos a apreciar lo que tenemos y más gratificante se vuelve la práctica (y la vida).

5. Establecer una intención para el día

Después de haber dicho todo por lo que está agradecido, establezca su intención para el día.

En pocas palabras, establecer una intención es el acto de encontrar una frase específica que te recuerde algo que te gustaría encarnar durante el día.

Por lo general, eso se logra mejor identificando primero qué es lo que necesita hoy y luego identificando la frase (la intención) que mejor le recordará cómo debe actuar para abordar esa necesidad.

Cuanto mejor identifique sus necesidades (lo que viene con práctica y tiempo), más efectiva será su intención.

Para algunas personas, una necesidad podría ser algo tan simple como "hidratar mi cuerpo". En ese caso, la intención de "beber cinco vasos de agua" abordaría la necesidad y lo ayudaría a tener un mejor día.

Para otros, una necesidad podría estar relacionada con un estado mental. Por ejemplo, supongamos que lucha con la ansiedad y sabe que darse un tiempo de espera rápido para tomar tres respiraciones profundas durante el día lo ayuda a controlar su estado mental, pero simplemente olvida olvidarse de esos tiempos de espera. Establecer la intención de "tomar tres respiraciones profundas cada vez que me siento ansioso" podría ser una forma efectiva de ayudarlo a recordar la importancia de la respiración para reducir la ansiedad. Incluso si solo lo recuerda una vez, tendrá un día mejor que el que tendría si no lo recordara en absoluto.

En definitiva, la vida es solo la acumulación de todos nuestros días. Cuanto mayor sea la calidad y la consistencia de nuestro bienestar todos los días, mayor será la calidad de vida que experimentaremos.

Así es como el establecimiento de intenciones mejora su vida: le ayuda a identificar cosas claras y prácticas que debe hacer durante el día para mejorar su bienestar general.

Habrá días en los que recordarás tu intención constantemente y sentirás una gran alegría por eso. También habrá días en los que no pienses en tu intención ni una sola vez. No seas duro contigo mismo esos días. Es normal y nos pasa a todos.

Lo importante es que te comprometes a establecer una intención todos los días. Al hacerlo, con el tiempo mejorará en la identificación de sus necesidades y las acciones necesarias para satisfacerlas, recordando esas necesidades y acciones, y llevándolas a cabo todos los días. En consecuencia, tendrás mejores días.

6. Bebe tu cacao!

Has dicho lo que estás agradecido y has establecido tu intención para el día. Finalmente es hora de deleitarse bebiendo su cacao ceremonial.

Cuidadosamente saque su cacao de su arcón, deleítese con su olor (como lo haría con una buena taza de café o una copa de vino) y tome su primer sorbo. Cuando lo haga, cierre los ojos y pruébelo por completo, sintiendo que el líquido viaja por la garganta y atraviesa el cuerpo.

Una vez que hayas aceptado por completo ese primer sorbo, disfruta el resto de tu cacao como quieras. Romany y yo disfrutamos leyendo un pasaje de un libro que incita sentimientos de amor y compasión en nosotros mientras bebemos. A otros les gusta escribir un diario. Lo que haces depende totalmente de ti; el único requisito es que sea algo que provoque alegría y no te distraiga de la práctica (como usar tu teléfono).

¡Ah, y no lo olvides, déjate alegrar aquí! Mantente presente, disfruta del hecho de que estás disfrutando de una deliciosa y saludable taza de cacao, y siéntete orgulloso de estar haciendo algo por ti mismo. ¡Vale la pena celebrarlo!

Cuanto más se deleite en el acto de beber su cacao, más prominentes serán las vías neuronales entre la alegría y los actos de gratitud, el establecimiento de intenciones y el consumo de cacao, y más fácil será desarrollar el hábito.

7. Cierra la ceremonia

Tómese todo el tiempo que necesite para tomar conscientemente su cacao. Puedes terminar tu taza o no, depende totalmente de ti dependiendo del tiempo que tengas disponible.

Cuando esté listo para levantarse y comenzar el día, finalice la ceremonia "cerrando el espacio". Para ello, siga estos pasos:

  1. Con una columna recta, sentado en su silla o cojín, ponga cuidadosamente su taza de cacao en una superficie.
  2. Coloque cómodamente las manos sobre las rodillas.
  3. Cierra los ojos, repite tu intención en voz alta y toma una nota mental para recordar y actuar durante el día.
  4. Respira profundamente y exhala profundamente.
  5. ¡Abre los ojos y comienza tu día!
Similar a

¡Ya terminaste tu ceremonia de cacao! Felicidades Disfruta de las maravillosas sensaciones y sentimientos que surgirán.

Avanzando

Al igual que con cualquier otra práctica que valga la pena, los verdaderos y profundos beneficios de una ceremonia diaria de cacao solo llegan con el tiempo. Comprométete con la práctica. Al comprometerse, está expresando una intención para sí mismo: una intención de ser más feliz y estar mejor situado para hacer que otros sean más felices; sufrir menos y estar en una mejor posición para ayudar a otros a sufrir menos.

El objetivo de la práctica es la sabiduría: la sabiduría que proviene de reconocer que su bienestar no sucederá espontáneamente, que el bienestar es una cualidad que requiere dedicación y disciplina para fomentar, y que está dispuesto a poner en trabajo requerido para fomentarlo.

La próxima vez que celebre una ceremonia, recuerde eso. Estar orgulloso de ello. Al elegir comprometerse a fomentar su bienestar, también elige intentar ser una mejor persona en este mundo, y eso nos ayuda a todos.

Espero que hayas encontrado útil este artículo. Gracias por leer, amigos! Por favor cuidense :)