Cómo motivarse y mantenerse así a largo plazo.

Cuando se trata de hacer las cosas, la motivación lo es todo. No importa qué objetivos y aspiraciones tengas en la vida, sin duda necesitarás algo de motivación para lograrlos.

El impulso interno, el impulso invisible, el ingrediente secreto de la productividad: independientemente de las palabras que elijamos, el significado sigue siendo el mismo. La motivación es lo que nos lleva a tomar medidas.

Según el psicólogo sueco K. Anders Ericsson, la motivación es el predictor más significativo del éxito en todos los campos, ya sea deporte, negocios, vida personal o educación, lo que sea. Dado el beneficio general de la motivación, no es de extrañar que todos quieran saber cómo motivarse (y mantenerse).

Comprender los dos tipos de motivación

No toda la motivación es igual. En algunos casos, nos motiva lo que queremos ganar. En otros, se trata más bien de lo que tenemos que perder.

Existe un concepto popular de zanahoria y palo que ilustra la diferencia mejor que cualquier palabra. Imagina un burro. ¿Cuál es la forma de hacerlo mover? Años de evidencia muestran que hay dos formas. Lo primero es poner una zanahoria delante del animal. Ver lo que quiere lo mantendrá en marcha. El segundo es atascar al burro con un palo por detrás. En el primer caso, el animal se moverá para obtener lo que quiere. En el segundo, hará lo mismo para evitar el castigo.

Es difícil decir qué tipo de motivación es más poderosa. Todo depende de la situación y de qué tipo de persona eres.

Tome la carrera profesional, por ejemplo. Algunas personas alcanzan el éxito porque les encanta la ropa cara, las vacaciones varias veces al año, los vuelos de clase ejecutiva y todo lo relacionado con el lujo. La idea de tenerlo todo es lo que los motiva. Para otros, funciona al revés. Pueden estar satisfechos con la vida que tienen hoy, pero tengan miedo de perderla todo algún día. El miedo a la pobreza es lo que les hace dar lo mejor en el trabajo.

Ambos tipos de motivación hacen el mismo trabajo: actúan como una fuerza impulsora detrás de nuestras acciones.

La ciencia detrás de la motivación

La buena noticia es que no tiene que entender cómo funciona la motivación para ponerse en marcha. Sin embargo, si tiene curiosidad, prepárese para la lección de neurociencia más corta de la historia:

Para que se produzca la motivación, debemos anticipar algo importante. Cuando sentimos anticipación, un neurotransmisor llamado espigas de dopamina. La dopamina tiene una conexión biológica con nuestra motivación: esta sustancia química nos hace mantener el nivel de actividad requerido para lograr tareas y objetivos.

Como sugieren estudios recientes, el papel principal de la dopamina es alentarnos a actuar por una de dos razones que son paralelas a la motivación misma: obtener algo que queremos o evitar algo que no.

La dopamina es necesaria tanto para "motivarse" como para "mantenerse". Al principio, será una respuesta a nuestra anticipación (por eso es importante establecer metas e imaginar el éxito de la manera más vívida posible). Más adelante, se libera una nueva porción de dopamina cada vez que logramos un objetivo secundario y nos acercamos un paso más al objetivo final (es por eso que debe dividir los objetivos grandes en objetivos más pequeños y recompensarse cada vez que se alcanza un objetivo secundario) )

Cómo motivarse (y mantenerse motivado a largo plazo)

Ahora ya sabes qué es la motivación y cómo funciona. Es hora de traducir tu conocimiento en acción. A continuación encontrará cinco pasos accionables que lo ayudarán a reemplazar las distracciones y la pereza con productividad y motivación.

  • Escriba sus objetivos y manténgalos en un lugar visible.

¿Alguna vez te has preguntado por qué todos esos expertos en vida insisten en escribir las cosas? Tenemos. Resulta que el proceso de escritura desencadena ciertas reacciones en nuestro cerebro. Anotar nuestras metas activa un área particular de nuestro cerebro, que de alguna manera nos mantiene más responsables. En el momento en que escribimos nuestros objetivos, nos calibramos internamente para mantener el rumbo. ¿Por qué mantenerlo a la vista? Para servir como un recordatorio de por qué comenzó si duda.

  • Controla tu progreso y celebra pequeños logros.

Pocas cosas son más inspiradoras que darse cuenta de que ya estás a medio camino de tus objetivos. O al menos a medio camino. O incluso una décima parte. Ok, tienes el punto. Cuando monitorea el progreso, suceden dos cosas importantes. Primero, te das cuenta de lo lejos que ya has llegado desde donde empezaste. En segundo lugar, le da una razón para recompensarse (¿recuerda que las recompensas aumentan los niveles de dopamina y la dopamina es lo que alimenta su motivación a nivel bioquímico?) Monitoree el progreso; celebrar los logros

  • Rodéate de emprendedores y triunfadores.

Si es cierto que somos el promedio de las cinco personas con las que pasamos más tiempo, entonces este paso podría ser uno de los más importantes. Cada vez es más difícil prepararse para sus finales si sus compañeros de cuarto son animales de fiesta y su habitación es donde se lleva a cabo cada juego previo. Se vuelve casi imposible mantener una dieta limpia si su familia ordena pizza cada dos noches. La conclusión es esta: asegúrese de que al menos la mitad de su círculo interno sean personas motivadas e inspiradas. Todos tenemos altibajos y cuando atraviesas tu momento de depresión, necesitarás un amigo que te atrape para recordarte que sigas adelante.

  • Establecer plazos y micro-plazos.

Los plazos son compromisos. Los compromisos son señales para que nuestro cerebro siga presionando sin importar qué. ¿No es eso de lo que se trata estar motivado? Otra cosa buena acerca de los plazos es que te ayudan a mantenerte organizado y resistir las distracciones. Los micro-plazos son compromisos que usted hace para completar sus subtareas. Asegúrese de tener micro-plazos establecidos para cada meta secundaria en su hoja de ruta. Organización a nivel micro significa organización a nivel global. Mantén esto en mente.

  • Si es necesario, comprométase públicamente.

Este es para los más valientes. Existe evidencia de que hacer una promesa pública de perder peso ayuda a las personas a seguir una dieta más saludable y una rutina de ejercicios. Hubo un experimento fascinante, que mostró que las mujeres con un compromiso público a largo plazo con su programa de pérdida de peso excedieron su objetivo inicial, mientras que las que no se comprometieron alcanzaron solo el 88 por ciento de su objetivo.

Lo mismo ocurre con objetivos no relacionados con el peso. Esto explica en gran medida por qué los desafíos en línea y los grupos de apoyo son tan populares en estos días. Si temes la desaprobación social o sabes que te hará sentir muy incómodo admitir el fracaso, considera esta opción como parte de tu estrategia de impulso de motivación.

La última palabra sobre la motivación

No importa qué objetivos tenga en mente, un poco de motivación no le hará daño. La motivación es lo que te ayudará a comenzar. Le ayudará a mantener el rumbo hasta que obtenga lo que desea. Ahora ya sabe cómo funciona la motivación y qué acciones y comportamientos la impulsan. Aproveche al máximo su conocimiento y no olvide mantener la vista en el premio.

Esta publicación se publicó originalmente en el blog de StopAd. Haga clic aquí para más artículos sobre el tema.