Cómo encontrar inspiración en todo y convertirse en un mejor escritor a través de la observación

Foto de Annie Spratt en Unsplash

La gente a menudo me pregunta cómo se me ocurren las ideas para mis historias. Me preguntan si es difícil. Tengo que admitir que es bastante fácil. Y tú puedes hacerlo también.

Desde que era niño he estado consumiendo historias vorazmente. Fui uno de esos niños cliché que fueron a la biblioteca en cuanto pude leer. Devoré libros. Sin embargo, no solo consumí libros. Había programas de televisión y películas. Documentales posteriores, visitas a museos, podcasts, viajes, conversaciones, filosofía, mitología, la lista es larga.

Hay una historia en todo, y así es como encontrarás inspiración en todo. Ya sea una idea de la historia, un diálogo, una hermosa oración o un personaje basado en alguien que has conocido.

¡Consumir!

Para escribir necesitas consumir. Activamente y pasivamente. Activamente en tu propia vida, con tus experiencias, relaciones, emociones, pruebas y triunfos. Pasivamente a través de otras personas, historias y arte.

Sus experiencias activas y pasivas resultarán en un magnífico pozo lleno de ideas, pensamientos y direcciones para su escritura.

En este artículo, quiero centrarme en las experiencias pasivas.

Tus experiencias activas son tuyas, te hacen único tanto en la forma en que vives tu vida como en tu escritura. En gran medida determinará su "voz".

Sus experiencias pasivas provienen del consumo de los esfuerzos de otras personas. Esfuerzos en los que puede inspirarse, aprender o simplemente robar y alterar (marque Robar como un artista de Austin Kleon).

Las experiencias pasivas te ayudarán a decidir sobre qué quieres escribir. Piense en los libros que le gusta leer o en las películas que le gusta ver. ¿Hay algún tema común?

Entonces, ¿qué experiencias pasivas pueden contribuir a tu inspiración?

  1. Lectura: por obvias razones, por supuesto. Perderse en las historias, analizar grandes escritos, encontrar temas que le encanten, volverse más enfático, escapar, etc. Shantaram, Harry Potter, The Alchemist y Fountainhead se encuentran entre mis favoritos. (Escribí sobre cómo la lectura influye en tu voz de escritura y cómo debes imaginar a tus lectores cuando escribes). Y no olvidemos no ficción, libros o artículos. Cuando lees sobre diversos temas, diversificas bien tu inspiración. Me gusta leer artículos sobre superación personal, filosofía, futurismo, tecnología, delincuencia, psicología. Aunque estos temas varían ampliamente, selecciono pequeñas pepitas de lo que leo y las combino en mis historias.
  2. Programas de TV / Películas: La gente a veces dice que mirar una película o un programa de televisión exige menos esfuerzo del consumidor. Estoy de acuerdo, pero hasta cierto punto es así. Si te mantienes inconscientemente con las Kardashians o cualquier programa de televisión de realidad, estás entretenido seguro, pero es menos probable que te ayude a crecer. ¡Las diferencias en calidad son enormes! Compara Scary Movie 3 con The Godfather parte 3. O The Sopranos con The Bold and the Beautiful. ¿Ves a dónde voy aquí? ¡La televisión y el cine de calidad definitivamente pueden inspirarte tan bien como una buena novela! El programa de televisión Black Mirror es una de mis mayores inspiraciones para mis cuentos.
  3. Documentales: situaciones reales o simulaciones. Gente real. Misterios, historias, victorias, crímenes, humanidad. Los documentales están llenos de pepitas inspiradoras. Algunos de mis favoritos (recientes): HUMAN (disponible en Youtube) y Wild Wild Country (disponible en Netflix).
Foto de Floris Jan-roelof en Unsplash

4. Visitas al museo: fui a una exposición hace un par de semanas. Hubo únicamente retratos de la Alta Sociedad, desde el siglo XVII hasta el siglo XIX. Obras de los grandes como Rembrandt, Van Meer y Monet donde se muestran. Los textos que acompañan a las pinturas y dibujos fueron divertidos y reveladores. Actualmente estoy escribiendo una historia corta sobre la gula y la codicia en la Inglaterra aristocrática de 1800, inspirada en la exposición.

5. Viajes: ver y conocer otras culturas. La gente, la comida, la naturaleza, las diferencias culturales, la religión, los hábitos, todo cambiará la forma en que miras el mundo. Para mí, esto fue especialmente revelador debido a un par de viajes con mochila por Asia. Vivimos en nuestras propias burbujas culturales la mayor parte del tiempo. Sal y pregúntate.

6. Conversaciones: con tus amigos, familiares, compañeros de trabajo, extraños. Conversaciones que escuchas. Nunca sabes cuándo puedes robar un diálogo de conversaciones reales. A veces me encuentro escribiendo en mi teléfono mientras tengo una conversación. (Lo sé, un poco grosero).

Encuentra tu inspiración

Entonces, a través de todas sus observaciones, de las cosas que consume, su inspiración comienza a llenarse. Deje caer un balde de vez en cuando y levántelo. Elige, combina, encuentra un terreno común.

Escribe lo que te inspira. En un cuaderno En tu teléfono.

¿Qué materias disfrutas más? ¿Lo que le hace la señal? Si tiene una discusión con alguien, ¿qué temas encienden su fuego? Mezcla y combina las reflexiones de tu pozo. ¿Qué te atrae?

Abordo cada historia como un rompecabezas. Por ejemplo, cuando visité la exposición de la High Society, busqué algunos dibujos. Pensé en los personajes y el escenario de Downton Abbey, Jane Eyre y Sense and Sensibility. Utilizo piezas de diálogo de conversaciones que escuché. Lo combino con una cita de una película. Puedo leer algunos artículos sobre avaricia. Pienso en el paisaje de Inglaterra. ¡Para mí, es una gran parte de la diversión de escribir!

Fuera

Es tu turno. Mira, lee, maravilla y experimenta.

Despistado? ¿Encontrarte con un pozo vacío? Ir a caminar. Ejercita tus músculos de escritura e idea. Sal y siéntate en una cafetería y escucha a escondidas. Visita una exposición. Ir al cine. Estudie a las personas, sus maneras, hábitos y habla. Descríbalos, solo para usted.

Observa la naturaleza, los sonidos y los movimientos.

Sal de tu zona de confort, habla, pregunta, escucha y mira.

Pronto podrás leer todo lo que lees, ves, oyes o miras. Desarrollarás una especie de sexto sentido. Donde quiera que estés y hagas lo que hagas, escribe tus inspiraciones e ideas. Haga su propio rompecabezas, combine, llene su pozo con reflexiones y ... escriba.

¿Le gustaría escuchar historias cortas de ficción mientras viaja, camina, corre o cocina? Escucha el podcast de Turner Stories.

Echa un vistazo al podcast de Turner Stories en iTunes.