Cómo lidiar eficazmente con el comportamiento intimidante en un entorno de trabajo: conflicto y confrontación

Una mirada más cercana a una forma ignorada de comportamiento intimidante

Foto de Taylor Nicole en Unsplash

El comportamiento intimidante es un problema grave una vez que ocurre. A nadie le gustaría enfrentar ninguna forma de intimidación: ni en nuestro entorno de trabajo, ni en cualquier área personal. Realmente afecta nuestro pensamiento y hacer.

Cuando definimos un comportamiento intimidante, notamos las siguientes formas distintivas:

  • Comportamiento abusivo
  • Acoso
  • Acoso
  • Discriminación

En este artículo me centraré en otra forma de comportamiento intimidante, a veces ignorada. A saber, empleados de bajo rendimiento con comportamiento intimidante como:

  • Resistencia al aprendizaje y resistencia a seguir los protocolos de la empresa.
  • Resistencia para adaptarse a la estructura del equipo.
  • Mentira y comportamiento arrogante hacia el personal, clientes y compañeros de trabajo.

Esto puede resultar en un comportamiento intimidante en los casos en que los miembros del personal y los compañeros de trabajo tienen demasiado miedo de enfrentarse a este tipo de comportamiento.

En mis experiencias laborales, he visto que sucede a mi alrededor: los colegas están demasiado asustados para decir lo que piensan, y creen que la confrontación generará más tensión.

Afortunadamente, he tenido menos miedo de confrontar a las personas, entendiendo la urgencia de discutir el problema.

Creo que cuanto más interesado esté un líder en el crecimiento personal, menos evitarán enfrentar las partes difíciles del liderazgo: lo que significa confrontar y liderar cuando un ambiente de trabajo saludable se ve afectado negativamente por un comportamiento intimidante de bajo rendimiento.

Sin embargo, en mi trabajo como supervisor, ¡nunca ha sido fácil! Hay confrontaciones fáciles, pero también muy difíciles. Estoy hablando de esas conversaciones en las que tengo que prepararme en el mejor de los casos, manteniendo la conversación estrictamente comercial para que no pueda tener lugar ningún tipo de ataque personal.

Aunque a veces en el fondo prefiero decir la verdad tal como es.

Eventualmente aprendí que incluso la persona más intimidante lucha consigo misma.

Por ejemplo:

  • Trabajé con un empleado que había tenido bajo rendimiento durante bastante tiempo. Debido a su actitud algo arrogante, fue muy difícil proporcionar comentarios. Su mentira tampoco lo hizo más fácil. Un día, una conversación condujo a un conflicto.
     
    Pensó que, como supervisor, no me caía bien. Yo, sin embargo, mantenía mi distancia, mientras trataba la relación como un negocio puro, porque soy sensible al comportamiento de bajo rendimiento.
     
    No puedo ser amigo en el trabajo con alguien que, después de los continuos esfuerzos de la gerencia para ayudarlo, no mejora la calidad de su trabajo y tiene un impacto negativo en los objetivos de la empresa. Esto probablemente afectó su comportamiento, pensando que soy ese supervisor que lo molesta fácilmente sin ninguna razón.
     
    Podría haber dejado el conflicto allí fácilmente como estaba, pero esto no habría mejorado la situación. Después de discutir nuestras preocupaciones, podríamos trabajar de una manera más productiva.
     
    La conversación también dio espacio para confrontar su comportamiento de una manera clara.

Este ejemplo no significa que debamos permitir un comportamiento de bajo rendimiento, pero demuestra que debemos buscar medios para nuestro propio crecimiento personal y para el beneficio de la empresa. Deberíamos hablar de ello, no evitarlo.

¿Fue fácil esta conversación? Absolutamente no. Fue una de las conversaciones más difíciles que he tenido. Cuando sientes un cierto aura intimidante, todos tus sentidos actúan de manera diferente. Entonces siente que debe estar constantemente alerta de lo que podría salir mal cuando una persona no toma en serio sus responsabilidades. Piensa en todos los efectos dramáticos que esto puede tener en los clientes, por ejemplo, cuando un miembro del equipo ofrece un trabajo de baja calidad.

Continuaré con mi mentalidad de trabajo: proporcionar retroalimentación, confrontar cuando sea necesario, porque como líder, crear un ambiente seguro es una de mis principales prioridades. Seguridad significa: trabajar y respetar los protocolos de la empresa en todas sus formas. Cualquier persona que muestre falta de compromiso, falta de voluntad para crecer juntos y, por lo tanto, un comportamiento intimidante, debe recordar qué comportamiento está permitido y qué no.

Al mismo tiempo, no significa que todas estas confrontaciones resolverán todos los problemas. Algunas personas no son las adecuadas para la empresa, no importa cuánto lo intentes. Puedes recorrer un largo camino con ellos y ciertamente aprenderán algo. Puede hacer un esfuerzo si tiene el tiempo y el dinero para hacerlo, pero no hay garantías de que obtendrá el resultado deseado.

Sin embargo, el conflicto y la confrontación siempre conducirán a una nueva forma de mejorar el estado de la empresa, siempre que se realicen de manera efectiva y desde una perspectiva política clara.

Lo que puedes hacer

Existen varias técnicas para confrontar efectivamente a una persona que muestra un comportamiento intimidante de bajo rendimiento.

1. Primera nota para todos los CEO / gerentes

En muchos artículos sobre manejo de conflictos se menciona que un gerente no debe elegir lados. Estoy en desacuerdo. Un gerente y líder en general siempre debe investigar la verdad. ¿Qué lado de la verdad se acerca y muestra paralelos con las normas y valores de la empresa?

Estoy de acuerdo en que no se recomienda elegir un lado antes de haber investigado ambos lados; un gerente debe estar dispuesto a escuchar ambos lados de la historia.

Tuve las conversaciones de manejo de conflictos más exitosas cuando mis opiniones fueron respaldadas por mi gerente superior. Pero incluso si no tiene esta oportunidad, no tenga miedo de enfrentarse de manera clara.

Tampoco sabía de antemano a dónde conduciría la confrontación, no tenía una garantía del 100% de que mi gerente superior me respaldaría. Por favor defiéndete a ti mismo. Lo que sí aprendí es que serás respetado cuando abordes el problema desde un punto razonable.

2. Tenga en cuenta qué comportamiento intimidante conduce a:

  • ¿Su empleado / colega que miente sobre varias tareas? No se sorprenda de que también les mienta a los clientes.

Solución: aborde el problema de inmediato. Profundiza en la conversación y demuestra directamente cómo quieres que sea la situación y concéntrate menos en conocer sus mentiras.

  • ¿Su empleado / colega está siendo arrogante cuando usted brinda comentarios?

No se sorprenda de que no pueda improvisar cuando las tareas se vuelven difíciles. No tendrá una mentalidad de resolución de problemas que aleje a los clientes de su empresa cuando tengan necesidades específicas.

Solución: Personalmente, no contrataría a dichos empleados, pero puede suceder que se encuentre en un entorno en el que la toma de decisiones la tome otra administración del personal.

En este caso: hable con el gerente superior y proporcione ejemplos del comportamiento intimidante. Mencione que necesita el espacio para realizar su trabajo de la mejor manera al tener la posibilidad de proporcionar comentarios de forma libre y abierta.

Puntos clave: la importancia de seguir los protocolos de la empresa y proporcionar ejemplos de su pobre comportamiento laboral que afecta a los objetivos.

Además: hable con su empleado / colega acerca de cómo los demás se comportan de manera diferente y cómo se aprecia el comportamiento de otros miembros del equipo. Proporcione ejemplos claros y evite el lenguaje personal.

3. Por último, pero no menos importante: concéntrese en la productividad de su equipo.

Principal preocupación: "Las personas no dejan sus trabajos, dejan a los gerentes". Cuando las personas tienen que trabajar en un ambiente de trabajo con tensión, esto también afectará su comportamiento.

Sin embargo, la verificación de la realidad es que las personas necesitan su trabajo. Desafortunadamente, algunas personas tolerarán comportamientos intimidantes, porque no quieren perder su trabajo.

Solución: si las personas tienen más conocimiento de que el conflicto y la confrontación mejoran la situación, y no la empeoran, es menos probable que la conducta intimidante tenga la oportunidad de crecer.

No todas las empresas han creado un entorno en el que puedan proporcionar comentarios libremente sin atacarse personalmente todavía. He visto numerosos artículos escritos sobre cómo esto depende del gerente que está a la cabeza, pero a veces los gerentes también pueden estar atrapados en esto. A veces, los gerentes cierran los ojos porque les resulta realmente difícil confrontarlos y les falta conocimiento sobre cómo hacerlo de manera efectiva.

Desafortunadamente, si seguimos evitando, dañamos los resultados a largo plazo de una empresa. Un empleado que todavía no puede adaptarse a su entorno de trabajo, incluso después de 10 años en la empresa, es un claro ejemplo de esto.

Conclusión

Cuando las empresas están atrapadas con este tipo de comportamiento, su brillante futuro se ve amenazado.

Espero que todos los líderes se mantengan firmes, ya que un liderazgo adecuado es un camino intrigante. Proporciona posibilidades para manejar los problemas de manera efectiva.

Cuando tomamos la delantera en nuestros entornos de vida y trabajo, nos permitimos crecer a nuestro máximo potencial. Nuestro mayor potencial es para lo que estamos realmente destinados: rendir de la mejor manera posible.

Gracias por leer. Para obtener más información sobre este tema, visite Fitting Leadership. Siéntase libre de conectarse conmigo en LinkedIn.

¡Hasta la próxima!

© Compartimos para inspirar