Cómo ser propietario de un producto cuando no conoce el producto

En OutSystems, me encontré inmerso en un sofisticado panorama tecnológico. Es una compañía galardonada y de ritmo rápido con un producto líder en la industria, y hay mucho que aprender y ponerse al día.

Como propietario senior de productos, surgieron dos preguntas: ¿cómo puedo tomar decisiones informadas si recién estoy comenzando? ¿Cómo puedo ser responsable de esas decisiones?

Las primeras semanas fueron emocionantes. Estaba ocupado descubriendo cada rincón de este ecosistema nuevo y fascinante. Había nuevos colegas, una nueva cultura y el mayor desafío de todos, un producto nuevo y complejo. El proceso de incorporación avanzaba a un ritmo (casi) cómodo, y luego la realidad comenzó a filtrarse lentamente. Ya no podía evitar el frío y duro hecho de que nos estábamos acercando al momento en que se esperaría que tomara decisiones para el área de producto de la que ahora era responsable. Para hacer eso, tenía que entender los puntos de presión, y era hora de lidiar con la incomodidad de no tener el control.

Mirando hacia atrás a lo largo de los años, desde que se convirtió en propietario de un producto, nunca ha habido un momento aburrido, por decirlo suavemente. Siempre hay momentos en que el producto aún es algo desconocido para mí, donde trato con nuevos pares, nuevas dinámicas, nuevas jergas.

Aunque me encanta, a veces es todo un desafío, y ahora, en base a mi experiencia con este proceso varias veces, quiero compartir lo que he aprendido.

Siete comportamientos para tomar las decisiones correctas

¿Cuáles son los comportamientos comunes que me llevan a confiar en que mis equipos están entregando las cosas correctas? Vamos a ver.

1. Conozca a sus equipos

Invierta su tiempo en conocer a las personas en sus equipos, aprender quiénes son, sus individualidades y sus fortalezas. Sé empático; La empatía es esencial para construir relaciones sostenibles y sólidas. Trabajas hombro con hombro con estas personas; Compartes los mismos objetivos. La empatía genera confianza y permite interacciones genuinas y honestas.

No todos somos iguales, ¡y eso es genial!

Por lo general, los miembros de sus equipos tienen más experiencia y conocimientos sobre el producto que el propietario del producto. Encuentre formas de capturar esa experiencia y utilizar sus conocimientos. Pídales que compartan historias de sus experiencias en el desarrollo del producto, pero también utilicen su experiencia para ofrecer entrenamiento diario para que sigan aprendiendo.

Desafíe a sus equipos a preguntar por qué. Cada día. Obtendrá las recompensas en el futuro. De hecho, preguntar por qué es la gran regla más importante en OutSystems, como se explica en nuestro Pequeño libro de las pocas grandes reglas, "Más que tener derecho a saber, ¡es su deber preguntar!"

Escuche activamente, y sin controlar la agenda, haga preguntas que le hagan reflexionar. Cada conversación es una oportunidad para aprender.

La diversidad hace que el equipo se fortalezca.

2. Delega para acelerar las cosas

Delegar tareas que generalmente son responsabilidad del propietario del producto trae muchas ventajas. Los miembros de su equipo retienen el contexto comercial más rápido. Muestran a los usuarios finales lo que están construyendo, acortando los circuitos de retroalimentación y promoviendo las mejores soluciones desde el principio. Hay algunos inconvenientes, por supuesto. No siempre se centran en la solución, pero en esos momentos en que la hoja de ruta todavía se está desvelando, la veo como la mejor manera de acelerar las cosas mientras se mantiene en el camino correcto.

Aunque usted, como propietario del producto, es el responsable final de las decisiones y las consecuencias, considere alentar a sus equipos a participar en el proceso de toma de decisiones.

Esto no significa que harán tu trabajo. Por ejemplo, las entrevistas con partes interesadas internas. Puede comenzar guiando las primeras entrevistas junto con los miembros de su equipo y subrayar el resultado que se va a lograr. Configure las tareas, las personas involucradas y los requisitos para cada paso para que sepan que su trabajo es significativo. Luego, déjelos y confíe en que harán un gran trabajo.

3. Sé humilde y acepta tus propias limitaciones

Seamos sinceros; No es fácil combinar la autonomía con tener que depender de otros para tomar una decisión.

Acepta este hecho y deja a un lado tu ego. Adaptarse y ser humilde. Aliente a otros para que puedan avanzar con su apoyo, y permítales ocupar un lugar central.

Confía en ellos. No lo sabes todo, y eso está bien.

4. Promover bucles de retroalimentación continua

No existen los malos comentarios. Todos los comentarios son útiles porque validan lo que estamos haciendo, lo que nos da la confianza para mantener el rumbo, o nos muestra que tenemos que volver a evaluar.

Idealmente, los comentarios provienen de los usuarios finales, las personas para quienes estamos creando la solución. Desafortunadamente, eso no siempre es posible, por lo que es esencial que fomente bucles de retroalimentación continua de un grupo amplio y diverso de partes interesadas, como el equipo de gestión de productos estratégicos, otros equipos de desarrollo y partes interesadas de negocios para asegurarse de que cumple con sus necesidades y requisitos. .

Cuando el contexto es bajo, es aún más importante luchar contra cualquier sesgo inconsciente y prestar atención, manteniendo la democracia fuerte al escuchar a aquellos que generalmente son silenciados por personas más vocales y dominantes.

5. Mantenga el enfoque: enmarcado de problemas

Otra responsabilidad del propietario del producto es enmarcar los problemas fundamentales en la visión que se está siguiendo.

Aunque tengo algunos conocimientos técnicos, hago todo lo posible para distanciarme de las conversaciones sobre soluciones. En cambio, invierto mi tiempo promoviendo diferentes enfoques para capturar, desmantelar y enmarcar los problemas fundamentales, usando un lenguaje claro y sin ambigüedades, para que todos los reconozcan y acuerden.

Una ventaja de tener menos conocimiento sobre el producto es que puedo hacer preguntas como las de un niño de cinco años, forzando la simplificación y produciendo una descripción simple y simple del problema.

Tomar este tiempo para familiarizarse con el problema se reducirá de un lado a otro en el camino.

6. Estar basado en datos, luego confiar en su experiencia

Un enfoque basado en datos es excelente cuando es factible un muestreo significativo y representativo. En un mundo ideal, tendríamos muchos puntos de datos para guiarnos en la toma de decisiones. En ausencia de datos del mundo ideal, fomente y fomente conexiones confiables con expertos en las diferentes áreas del producto para capturar análisis subjetivos y calificados. Ejercita tu habilidad para triangular sus recomendaciones y análisis, buscando patrones y midiendo su relevancia.

Con el tiempo, confíe en su intuición y tome microdecisiones para obligar a las personas a discutir. Y trabajar desde allí, dando un paso adelante.

7. Use Clear Direction para mantenerse en el camino

Cuando confiamos en muchas fuentes diversas de información, es difícil acomodar y simplificar la comunicación en un idioma que todos entiendan.

No importa el área de conocimiento de la audiencia, el nivel de antigüedad o el contexto que puedan tener, asegúrese de promover la claridad para que todos estén en la misma página y entiendan las razones de cada decisión, incluso si solo eligen A y excluyen B y C.

Comparta el contexto con ellos sin caer en la trampa de proporcionar demasiada información redundante que podría terminar siendo una distracción. Las distracciones pueden desviar rápidamente a sus equipos. Opte por el lenguaje visual y el texto simple, aléjese de la jerga que pueden usar sus equipos y guíelos a hacer lo mismo. Use palabras que todos entiendan (aquí a veces me uso como factor de normalización).

Si se enfoca en una comunicación clara y adopta los comportamientos que describí aquí, no solo usted y su equipo avanzarán, sino que también estarán en el camino correcto.

El propietario del producto enfoca y recuerda al equipo por qué están haciendo lo que están haciendo.

Nunca pierdas de vista el objetivo final. Cuando el trabajo se esté desviando del objetivo final, redirija, sea despiadado y recuerde a todos hacia dónde deben dirigirse, cuál es el problema final y haga que todos vuelvan a la normalidad.

Y finalmente, entregue las mejores soluciones

Construir el producto adecuado puede ser un viaje largo y fascinante, pero al ingresar a un territorio desconocido, de repente enfrentarse a productos y problemas complejos, puede convertirse fácilmente en una pesadilla.

A medida que aprende gradualmente más sobre su área de productos y se vuelve más autónomo con la toma de decisiones, relájese y recuerde estos comportamientos para que pueda seguir siendo responsable de las decisiones que está tomando.

Y, por supuesto, nunca pierda de vista el objetivo fundamental que todos queremos lograr, que es garantizar que nuestros equipos brinden la mejor solución a nuestros usuarios finales a tiempo.