Cómo despertar nuestro espíritu

Crédito de la foto: https://unsplash.com/photos/rGd8t-gbS5M
"No preguntes qué necesita el mundo. Pregunta qué te hace cobrar vida y ve a hacerlo. Porque lo que el mundo necesita son personas que hayan cobrado vida ”. ~ Howard Thurman

A medida que envejezco y me acerco a la tarde de mi vida, veo las cosas mucho más claramente. Finalmente estoy entendiendo que somos seres espirituales que tienen una experiencia humana. Realmente entiendo el significado de la espiritualidad y la necesidad de ella en nuestras vidas.

La espiritualidad, para mí, es diferente de ser religioso, ya que lo veo como mi relación directa con un ser supremo, la fuente de toda la vida. Entiendo el valor inherente de todas las religiones y acepto muchas de sus maravillosas enseñanzas, pero no estoy atado a ninguno de sus dogmas.

Puedo conectarme a esta fuente a través de mi alma siempre que aprenda a escuchar mi corazón. En mi mente, he simplificado todo el significado de la espiritualidad en una frase: despertar mi vitalidad.

Este despertar o espiritualidad significa que creo en algo más grande que la humanidad. Creo en un poder supremo con cierto orden mundano. Un poder que nos ha creado con tanta perfección, como lo demuestra el hecho de que constamos de billones de células que realizan su trabajo al unísono.

Significa que la vida es más que una mera casualidad y coincidencias. Todos y todo está conectado en este universo como las células de nuestro cuerpo. Significa que creemos en la vida y, lo que es más importante, que la vida tiene un significado y que nuestra vida es importante en el gran esquema de las cosas.

Veo mi vida aquí en la tierra como un viaje de autodescubrimiento, para poder recordar mi conexión con la fuente mientras vivo como un ser físico. Cuanto más aprendo y experimento de esa manera donde soy consciente de mi conexión cada vez que soy humano, más evoluciono como ser.

Sin embargo, la mayoría de las veces, no puedo recordar mi fuente todo el tiempo. O no puedo despertar mi vida todo el tiempo, independientemente de lo que digan los mejores gurús y maestros. Nadie puede estar 100% iluminado todo el tiempo.

Recuerdo mi fuente en algunos momentos, como cuando estoy meditando o cuando estoy participando en alguna actividad que amo tanto. Luego lo vuelvo a perder cuando aparece un evento de pérdida de poder sin previo aviso, como alguien que me detiene en el tráfico o una carta de advertencia final para pagar una factura.

La vida es tan rápida ahora que muchas cosas nos distraen de nuestra vitalidad. Olvidamos el panorama general de lo que más importa, y la conexión que teníamos con la fuente o la sensación de vida desaparece fácilmente.

He desarrollado los siguientes hábitos y prácticas en los que me dedico constantemente, que han demostrado ser invaluables para mantenerme conectado y cerca de mi vida.

  1. Despertar temprano: me encanta levantarme temprano para permitir que el sonido del silencio y la vista del amanecer (cuando tengo el privilegio de presenciarlo) impregnen mi alma.
  2. Meditación: Sentarme en silencio o meditar durante 20 minutos a primera hora de la mañana cultiva la paz y la tranquilidad en mi vida para ayudarme en mi camino hacia la autenticidad.
  3. Diario: Nuevamente, hago esto en la mañana justo después de mi meditación, y escribo y escribo, sin parar, sobre mis sentimientos, reflexiones y pensamientos actuales. También menciono tres cosas por las que estoy agradecido ese día.
  4. Lectura: Tan simple como parece, retomar la lectura, después de haberme detenido durante tanto tiempo durante mi hibernación, me ha llevado a despertar. Esto me ayudó a salir de mi mentalidad de caja cerrada, y me mostró que hay muchos otros mundos por ahí. También me llevó a muchas de las cosas que amo hoy, como escribir, aprender y mantener mi mente abierta.
  5. Ejercicio: siempre estaba involucrado en deportes cuando estaba en la escuela, pero de alguna manera olvidé todo sobre el movimiento y el ejercicio cuando me instalé en la forma normal de vida. No me preguntes por qué. No tengo una respuesta real. Correr se ha convertido en una pasión e ir al gimnasio y jugar fútbol aumenta el nivel de mis endorfinas y mejora mi estado de ánimo general, que se filtra en el resto de mi vida de muchas maneras.
  6. Ser consciente: he elegido cosas específicas que hago durante el día cuando me sumerjo en esa actividad sin permitir que mis pensamientos vaguen o se vean interrumpidos; por ejemplo, cuando estoy tomando mi único café en la mañana. Esto se ha convertido en un ritual sagrado, como lo haría, dejarlo reposar por un tiempo y luego inhalar el aroma fuerte y rico antes de tomar el primer sorbo. Sigo bebiéndolo por unos minutos sin pensar en nada más que el café.
  7. Soledad: no puedo decir lo suficiente sobre cómo esto me ha ayudado en mi vida. He aprendido a disfrutar solo, reflexionar y analizar lo que es correcto para mí. He aprendido a distinguir entre los ruidos que me atormentan y la música que puede animarme. He comenzado a apreciar la naturaleza y a estar a la intemperie la mayoría de las veces. Ahora me encanta mirar con asombro la belleza de la vida que me rodea, ya sea un árbol de 100 años o una bandada de gaviotas volando justo por encima de mí.
  8. No sigas la sociedad y sus reglas: miro lo que más me importa al decidir cómo pasar el día o qué hacer con mi energía. He comenzado a utilizar el principio de Stephen Covey de comenzar con el fin en mente en muchas situaciones, utilizando mi autenticidad y realización como el objetivo hacia el que me estoy moviendo. Finalmente me estoy dando cuenta de que la mayoría de nosotros vivimos como ovejas, no porque estemos felices, sino para evitar alterar el status quo de nuestras vidas. Luchamos día y noche para permanecer en nuestras zonas de confort. Anhelamos el sentido de pertenencia que la sociedad nos da.
  9. Creatividad: todos somos individuos únicos, y es a través de nuestra creatividad que somos capaces de expresar nuestro verdadero ser y permitir que se escuchen nuestras voces reales. Crecí asumiendo que la creatividad significaba nacer en Hemingway y producir un libro como El viejo y el mar, o convertirme en Picasso y pintar Les Demoiselles d'Avignon. Desde que comencé a ser más creativo, ya sea expresando mi pasión a través de la escritura o haciendo pequeñas cosas, creando citas con imágenes en Instagram, he encontrado una satisfacción interna que fluyó en todas las áreas de mi vida. Nuevamente, cuanto más flexiono este músculo de la creatividad, mejor me siento y más alegría interior siento dentro de mí.
  10. Encontrar su tribu: nuestra familia y amigos son nuestro equilibrio, la base de nuestras vidas, pero a veces no pensamos en la misma onda. Como tal, he encontrado mi propia tribu en línea y estimulan mi pensamiento y amplían mis horizontes.

También he encontrado algunas personas en mi viaje que han demostrado ser musas y entrenadores que se presentan una y otra vez para guiarme por el camino que me corresponde.

La vida es algo único y diferente para cada uno de nosotros, y no tiene por qué ser una revolución que cambie su vida por completo. Muy a menudo es un ligero ajuste donde agregas ciertas cosas que te hacen cobrar vida.

Sin embargo, creo que necesitamos crecimiento personal y contribución a nuestra humanidad antes de que nuestras vidas puedan volverse significativas, ya que solo entonces podemos despertarnos a nuestra vida.

Entonces, ¿he despertado a mi plena vida?

¿Soy quien debo ser?

No, ni siquiera estoy a medio camino.

Estoy seguro de que en los próximos años descubriré muchos aspectos nuevos de mí mismo. Ampliaré las prácticas que estoy haciendo ahora.

Sin embargo, sé que estoy en el camino correcto y estoy disfrutando el viaje hacia mi autenticidad.

Llamada a la acción

¿Le gustó esta historia? ¿Te gustaría leer más historias como esta? Suscríbase a nuestro boletín y reciba cada semana las mejores historias que tenemos para ofrecerle en su bandeja de entrada.

Obtenga nuestro boletín aquí.